Descubre como usar emisores de vapor VCI en la industria electrónica

Descubre como usar emisores de vapor VCI en la industria electrónica

La corrosión es una de las causas de mayores pérdidas económicas en la industria y hasta en nuestros hogares.

Las consecuencias de las reacciones electroquímicas que nos llevan a la oxidación, son la merma en la durabilidad y operatividad algunos componentes electrónicos afectados por este proceso.

La necesidad de proteger los equipos y los componentes eléctricos que los constituyen, obligan a tomar en cuenta una serie de medidas que reduzcan el proceso y, con ello, las consecuencias del problema.

Sin embargo, las medidas habitualmente empleadas, como el uso de grasas, aceites y solventes, en muchas ocasiones presentan limitaciones o dificultades en su aplicación. Además de ser tóxicos y nada amigables con el medio ambiente.

Ambientes húmedos con altas concentraciones de cloruros y sulfuros, son especialmente agentes causantes de corrosión nociva para equipos eléctricos, paneles de control, paneles eléctricos,

cajas de fusibles, bombas de gasolina, conectores, relevadores, switches, tarjetas de circuitos etc. Lo que se traduce en mantenimientos y reparaciones imprevistas, desconfianza en el funcionamiento y operación de los equipos, costos ocultos y vicios de operación.

 

Son pocos los sitios cerrados, gabinetes, cajas de circuitos o equipos que pueden ser protegidos con aire acondicionado o en cuartos cerrados, aún bajo estas condiciones se filtra la humedad y el aire con relativa facilidad, incluso se ha visto corrosión en el interior de las cajas y gabinetes a prueba de explosión por el desgaste de sus sellos y empaques.

 

Entre los problemas que genera la corrosión es común lidiar con fallas eléctricas, contactos intermitentes, sobrecalentamiento, pérdida de funciones, activación de alarmas y pérdida de componentes en las tarjetas de circuitos, el proceso de simplemente ajustar la calibración de los medidores análogos solo pone en riesgo la integridad de los equipos.

 

El uso de productos especiales, como el caso de los emisores de vapor VCI (Inhibidor Volátil de Corrosión), consiguen subsanar esas dificultades ya que permiten acondicionar el espacio contra el proceso de la corrosión, mediante la emisión de vapor con una serie de moléculas “inhibidoras” que se fijarán sobre las superficies de los metales a proteger, creando una barrera entre el propio metal y los agentes encargados del proceso oxidativo.

Las cápsulas de vapor VCI son utilizadas para proteger los metales en áreas de difícil acceso de los paneles de control, armarios eléctricos y otros espacios cerrados, incluso cuando están en funcionamiento.

Las cápsulas o emisores de vapor VCI son rápidas, fáciles de instalar y económicos. Contienen un papel que protege la banda adhesiva, se desprende e instala de forma segura en la ubicación deseada. Se sella herméticamente el gabinete para atrapar el vapor protector en el interior. Los metales serán protegidos de la oxidación y el deslustre hasta uno o dos años, dependiendo del modelo de cápsula y el entorno.

Son 100% seguras ya que no son tóxicas para el usuario y medio ambiente.

Una vez que se requieran retirar no es necesario realizar la limpieza del equipo, ya que tampoco tiene alguna reacción adversa con el metal.

 

Adquiere estos y otros productos en nuestras tiendas virtuales:

Tienda en linea

 

Pochteca.net

O contacta alguno de nuestros ejecutivos.